OEE, indicador de la eficiencia. El siguiente articulo es un contenido adicional al libro «5s para la mejora continua, hacer mas con menos».
  • ¿Cuál es nuestra capacidad máxima?
  • ¿Cual es mi ocupación?
  • ¿Cuál es mi rendimiento?
  • ¿Cuanto es mi eficiencia?

oee

 

¿Qué os dice el siguiente número? 86400. son los segundos que tiene un día. Todos disponemos del mismo tiempo, sin embargo hay gente que alcanza grandes éxitos sin renunciar a sus pasiones y hay gente que nunca tiene tiempo. ¿Cuál es la diferencia? La gestión que hacemos del recurso más valioso, nuestro tiempo.

 

El OEE (Overall Equipment Efectiveness) es un indicador que nos permite determinar nuestra eficiencia. Podemos hacer una actividad durante una hora, ¿pero esta realmente requiere de una hora entera? De no ser así, estaremos operando a un rendimiento inferior al óptimo. El objetivo principal del OEE es determinar un indicador para aflorar el despilfarro y eliminarlo. Sin un número que nos marque nuestra eficiencia nos es difícil plantear un punto de partida para mejorar. ¡El tiempo perdido es dinero perdido!

 

Aunque originariamente el OEE sea una metodología para cuantificar la eficiencia en empresas de producción, el mismo concepto se puede replicar en actividades administrativas e incluso en nuestras vidas.

 

¿Cómo determinamos el OEE? Siguiendo la estructura del esquema anterior, hay dos niveles que segregan nuestra NO producción. En el primer nivel están los elementos neutros o de Crecimiento. Sin pedido no producimos, es el cliente que activa nuestra operativa (tendremos que ver como aprovechar este tiempo Sin demanda con otras actividades valiosas). El Crecimiento son actividades que no generan un valor o aportación inmediata, pero su existencia nos determina la “suerte” de nuestro futuro. Si no invertimos en capacitar a las personas mediante formación, a resolver problemas mediante reuniones, a probar e innovar o a realizar los mantenimientos operativos, nuestra producción futura no tendrá futuro.

 

Es con el tiempo restante que obtenemos el Tiempo Inicial para operar. A partir de entonces encontramos las pérdidas de tiempo que debemos combatir. El primer paso es encontrar el modo de cuantificarlas, cuantificarlas con la información real de planta.  Debemos saber con detalle porqué la producción no está saliendo a su velocidad de crucero, y la mejor forma de saberlo es implementando un proyecto de OEE para que los operarios y mandos que controlan las máquinas hagan visibles los verdaderos tiempos y los problemas que los condicionan. Son ellas, las personas que más conocen a la máquina; son las personas idóneas para cuantificar la eficiencia de la línea o máquina.

 

Al Tiempo Inicial le descontamos las Pérdidas de tiempo compuestas por las averías de los equipos, las arrancadas y ajustes, los descansos (los descansos se pueden compaginar para no dejar parada la línea) y los cambios de formato y limpieza (el SMED es una metodología Lean que minimiza al máximo estas pérdidas de tiempo. Ver artículo sobre el SMED).

 

La Pérdida de velocidad es también una pérdida de tiempo. No estar produciendo a nuestra velocidad de crucero (velocidad que marca el cliente) significa producir por debajo de nuestras capacidades. Es aquí donde contabilizamos los microparos (pequeñas aturadas) y las pérdidas de velocidad de la línea.

 

Para terminar con la resta contabilizamos las Pérdidas por defecto de calidad. Despilfarrar nuestro tiempo produciendo una pieza que no quiere el cliente, es también tiempo perdido. Incluimos en la pérdida a resolver, los defectos en el proceso y los defectos de calidad.

 

 

Contabilizadas las anteriores pérdidas, ya podemos calcular nuestro OEE:

 

 

 

Extracción de información:

El OEE se extrae a diario desde la misma máquina o línea a analizar; apuntamos la realidad “in situ”. La información de los paneles diarios de planta se transmite a los paneles semanales de la Sala de control. Es en la Sala de control donde los equipos idean las soluciones a los problemas para mejorar la eficiencia de la máquina y mejorar así su OEE. Podemos enlazar la metodología OEE con la Resolución de problemas del Kaizen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *